sostenibilidad

La innovación y las estrategias de sostenibilidad serán lo que nos permitan mantener las luces encendidas cuando muchxs, lamentablemente, se vean forzadxs a apagarlas por la falta de donativos. ​

la importancia de ser una organización sostenible

Cada año los donativos de particulares, de la iniciativa privada y de los gobiernos, es menos y se dispersan más entre la infinidad de instituciones, causas o eventos que ocurren en cualquier lugar del país o del mundo.

El compromiso que tenemos con las personas con discapacidad y todxs a quienes atendemos es poder seguir brindando nuestros servicios, independientemente del flujo de donativos. Es por eso que hemos desarrollado estrategias que nos permiten generar recursos propios y depender cada vez menos de los ellos. 

Seguimos diseñando estrategias innovadoras y fortaleciendo los proyectos que hoy tenemos para que puedan contar con nosotrxs y con nuestro trabajo por un largo tiempo. Ese es nuestra promesa. 

antecedentes

Durante muchos años, las organizaciones de la sociedad civil trabajaron dependiendo exclusivamente de los donativos. Sus actividades e impacto estaban limitados y en ocasiones hasta condicionados a la visión o intención de esos donantes.

Lo más común era ver a los empresarios más prominentes de la ciudad o a las familias de abolengo «apadrinar» a su institución favorita; aquella que tenía un impacto local razonable o la que era dirigida por algún amigo o amiga de la familia.
 

Con el tiempo eso ha ido cambiando. La globalización del sector empresarial ha hecho que las empresas también hayan elevado sus estándares al momento de hacer inversiones sociales. Hoy se exige más a las instituciones que reciben sus donativos, desean conocer los números del impacto que tienen, el crecimiento que proyectan y cómo se estarán reinventando para hacer proyectos de sostenibilidad y que generen un más rápido retorno sobre la inversión (social).

Además de esto, hoy las donaciones se dispersan por todo el país y por todo el mundo. El internet nos ha acercado a todas las causas y nos permite ayudar cuando se presentan desastres naturales o los provocados por el ser humano. Hoy los donativos de los mexicanos (que lamentablemente cada vez son menos) ya no están asegurados para México sino que algunos podrían estar yéndose a África, a Jamaica o a Australia, como recientemente sucedió con los incendios que arrasaron en aquel continente.
 

El presente nos exige a las organizaciones civiles ser sostenibles para poder seguir atendiendo nuestras causas, de otra manera, el futuro que nos espera y a nuestrxs beneficiarixs podría ser poco prometedor.