fbpx

27 de febrero: Día de la inclusión laboral

Todas y todos los mexicanos, sin importar nuestro origen étnico, género, estado de salud, preferencia sexual o discapacidad deberíamos tener acceso a un trabajo digno y decente.
ADAN-PORTADA

Todas y todos los mexicanos, sin importar nuestro origen étnico, género, estado de salud, preferencia sexual o discapacidad deberíamos tener acceso a un trabajo digno y decente.

Es por ellos que el 12 de febrero del 2013, en el Senado de la República se instauró el Día nacional por la inclusión laboral a celebrarse cada 27 de febrero.

Como ustedes saben , nuestro tema es la inclusión laboral, específicamente de las personas con discapacidad y es por ello que hoy queremos celebrar que más de 700 de personas han vivido el diplomado #Empodera.

La mayoría de ellas están principalmente en San Luis Potosí, pero también en Sonora, Nuevo León, Puebla, Ciudad de México, Oaxaca y después de cursarlo obtuvieron un empleo.

Además de que tener acceso a un trabajo decente, digno y socialmente útil es un derecho plasmado en la Constitución, la inclusión trae beneficios a la sociedad entera.

Según nuestra experiencia, el que una persona con discapacidad obtenga un empleo le ayuda a cambiar su vida ya que pasa de no tener un ingreso propio a tenerlo y así comenzar a vivir con independencia y autonomía.

Además, en la mayoría de los casos, mejora la economía familiar y sucede un fenómeno social muy interesante: las personas que conviven con aquella persona con discapacidad que tiene un empleo, comienzan a percibir mejor a la sociedad en la que viven.

Niños, jóvenes y adultos de una comunidad de muy escasos recursos
Niños, jóvenes y adultos de una comunidad de muy escasos recursos

Al mismo tiempo, para las empresas esto también puede ser muy benéfico ya que en una organización donde los empleados encuentran la seguridad y confianza para desenvolverse plenamente, sin importar género, religión, edad, orientación sexual, nacionalidad, características físicas, nivel socioeconómico o discapacidad; facilita el enfoque individual y esto aumenta la competitividad de la organización, creando un entorno más productivo.

Otros beneficios para la empresa son:

Fortalece la estrategia de diversidad e inclusión

Los procesos de reclutamiento, selección y contratación deben de evitar la discriminación, no limitar el talento a un perfil determinado sino que deberían centrar la selección de las personas basados en sus habilidades, actitudes, valores y experiencia, dejando de lado características como el género, la discapacidad o la edad. Si somos fieles y congruentes a ese principio, podremos reforzar nuestras políticas de Diversidad e inclusión, generando una cultura corporativa abierta, sin prejuicios, más competitiva y acorde a lo que la sociedad demanda y necesita.

Atrae a mejores profesionales

Cada vez más personas desean trabajar en un entorno en el que se valora a cada persona por lo que puede aportar, y no por factores externos que nada dicen de su productividad (etiquetas como la edad, el género o la discapacidad). La incorporación de personas con discapacidad es una muestra de la apertura de la empresa en ese sentido, de la congruencia con sus valores corporativos, refuerza el sentido pertenencia del resto de los colaboradores. De ese modo, los profesionales se sienten más cómodos al poder ser ellos mismos y dar lo mejor en su trabajo diario, mejorando el ambiente laboral.

Personal más comprometido

El panorama de contratación de personas con discapacidad sigue siendo muy pobre, las vacantes son insuficientes y la demanda es cada vez más alta. Esta puede ser una gran oportunidad para alguien con discapacidad que obtiene un empleo; esa persona podría estar más motivada que el promedio, esforzarse más para dar mejores resultados y así asegurar su lugar en la empresa. Esto resulta en algunos elementos claves para un negocio: Mayor lealtad, menos ausentismo, menos rotación y mayor productividad ayudarán a que la empresa sea más rentable. 

El panorama de contratación de personas con discapacidad sigue siendo muy pobre, las vacantes son insuficientes y la demanda es cada vez más alta. Esta puede ser una gran oportunidad para alguien con discapacidad que obtiene un empleo; esa persona podría estar más motivada que el promedio, esforzarse más para dar mejores resultados y así asegurar su lugar en la empresa. Esto resulta en algunos elementos claves para un negocio: Mayor lealtad, menos ausentismo, menos rotación y mayor productividad ayudarán a que la empresa sea más rentable. 

Ver algunos de los beneficios fiscales dando click aquí.

Y si es tan positiva la inclusión ¿por qué no lo están haciendo más empresas?

Pareciera que es algo que no tiene un lado negativo, entonces ¿por qué no lo están haciendo más empresas?

Creemos que el desconocimiento y a veces hasta el miedo es lo que impide que las empresas participen en estrategias de inclusión. Hay tantas variantes de los tipos de discapacidad y tantos ajustes que se cree que se deben de hacer, que en muchas ocasiones paraliza los avances.

Para ello, durante más de 7 años nos hemos especializado en asesorar a las organizaciones que desean trabajar para la inclusión y para que las personas con discapacidad puedan tener acceso a un trabajo digno y decente. Desarrollamos una metodología que nos ha ayudado a implementar esos planes de manera ordenada y exitosa.

Si desean conocer más acerca de lo que hacemos, por favor escriban a info@juntos.org.mx o pueden conocer más dando click aquí.

Les esperamos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Tus donaciones